Cómo almacenar energía y su gran importancia

(Tiempo de lectura estimada: 4 minutos) Artículo disponible en audio.

Avanzar en el almacenamiento energético es un desafío ineludible para culminar con éxito la transición ecológica y digital. Para lograrlo, además de invertir en innovación y tecnología, es necesario aprovechar todas las posibilidades que ya tenemos a nuestro alcance en multitud de equipos y dispositivos (teléfonos móviles, coches eléctricos, etc.). Los objetivos de descarbonización total para mediados de siglo y la sustitución de los combustibles fósiles por renovables así lo requieren.

Por un lado, es cierto que aunque la producción de energía renovable no es continúa porque la mayoría de sus fuentes más importantes son intermitentes -no brilla el sol ni hay viento las 24 horas del día- sí se pueden compaginar con otras de menor potencial, como la biomasa o la minihidráulica para un total abastecimiento cuando no se produce lo suficiente, de manera que se consiga un sistema flexible.

Por otro lado, contar con unas adecuadas tecnologías de almacenamiento permitiría guardar los excedentes cuando los recursos naturales son superiores a la demanda y utilizarlos cuando sea necesario. Junto al desarrollo de las baterías para autoconsumo doméstico, industrial y comercial, cada vez hay más instalaciones de almacenamiento masivo, como el construido por Tesla en Hornsdale, Australia del Sur, uno de los proyectos de almacenamiento de baterías de iones de litio más grande del mundo. Se combina con un parque eólico cercano y proporciona energía suficiente para más de 30.000 hogares.

El almacenamiento otorga al sistema la seguridad que requiere tanto para situaciones de emergencia -como en el caso de Australia, que tomó esta decisión tras una gran tormenta que provocó un grave apagón- como para hacer frente a la gran Transformación Digital que abordamos en la actualidad y que, inevitablemente, aumentará la demanda de electricidad. Además, este despliegue ha hecho que este tipo de soluciones sean cada vez más viables económicamente. De hecho, se estima que los costes totales de instalación podrían reducirse entre el 50% y el 60% para el año 2030 (IRENA, Octubre 2017).

Con esta intención, el pasado mes de febrero el Gobierno español aprobó la ‘Estrategia de Almacenamiento Energético’ (MITECO, Febrero 2021). Esta política está en línea con la de la Unión Europea que insiste en que la región necesita progresar en un mejor almacenamiento de energía para poder cumplir sus objetivos energéticos y lograr sus objetivos climáticos de mantener el aumento de la temperatura media del planeta por debajo de los 1,5ºC (Comisión Europea, Mayo 2020).

Pero, además, el desarrollo del almacenamiento supone una oportunidad de crecimiento de la economía verde con la puesta en marcha de nuevos modelos de negocio a lo largo de toda su cadena de valor, que repercutirá en la recuperación del país tanto en términos de empleo como de fortalecimiento de su industria y de reducción de la dependencia de materiales críticos del exterior. Este impacto positivo se observará sobre todo en el sector de la movilidad eléctrica y en el de la edificación y la industria por las ventajas que ofrecerá el almacenamiento en cuanto a la expansión del autoconsumo.

El Gobierno ha calculado las necesidades mínimas de almacenamiento de nuestro país en base a los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC, Enero 2020) y de la Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo 2050 (ELP, Noviembre 2020). De esta manera, se propone pasar de los 8,3 GW de potencia de almacenamiento total disponibles en la actualidad a alrededor de 20 GW en 2030 y de 30 GW en 2050.

Hay varios tipos de almacenamiento energético: bombeo hidráulico; baterías (Ion-litio, Plomo-ácido, Flujo redox y Sodio-azufre); supercondensador; pila de combustible de hidrógeno; batería inercial; Aire líquido o comprimido y almacenamiento de calor. En la Unión Europea, en lo que respecta a la red eléctrica, la más utilizada es la hidráulica por bombeo. Representa el 88% de la capacidad de almacenamiento instalada en la región (Tribunal de Cuentas Europeo, Abril 2019). Hay que destacar también el caso peculiar de la energía termosolar y su capacidad de almacenamiento térmico en planta en todas sus nuevas instalaciones.

Almacenar la energía nos permite también descentralizar su producción, acercando consumo y generación y, sobre todo, incentivando aún más el despliegue de las energías renovables, que son esenciales para llegar a cero emisiones en 2050.



Deja un comentario

I want to subscribe to the
blog of Fundación Canal

He leído y acepto la información sobre el tratamiento de datos personales.

info ico Información básica sobre Protección de datos. Te recomendamos leerla antes de facilitarnos tus datos →

BASIC INFORMATION ON DATA PROTECTION
Data controllerFUNDACIÓN CANAL DE ISABEL II
PurposeSubscription to the Blog on environmental contents published by the Fundación Canal.
RightsIn the legal conditions, you have the right to access, correct and delete data, to limit data processing, to oppose processing and to data transferability.
Información
Adicional
You may view additional detailed information on Data Protection at this link.
Quiero suscribirme al
blog de Fundación Canal

He leído y acepto la información sobre el tratamiento de datos personales.

info ico Información básica sobre Protección de datos. Te recomendamos leerla antes de facilitarnos tus datos →

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable del tratamientoFUNDACIÓN CANAL DE ISABEL II
FinalidadSuscripción al Blog sobre contenidos ambientales publicado por la Fundación Canal.
DerechosEn las condiciones legales, tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, a la limitación de su tratamiento, a oponerse al mismo y a su
portabilidad.
Información
Adicional
Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en este enlace.

Centro de preferencias de privacidad

    Cookies técnicas

    Resultan necesarias para navegar por esta web y recibir el servicio ofrecido a través de ella, por lo que no requieren consentimiento. Se trata de cookies destinadas a permitir, únicamente, la comunicación entre el equipo del usuario y la red para prestar un servicio que haya sido solicitado por el usuario.

    gdpr[allowed_cookies], gdpr[consent_types]

    Cookies de análisis

    Permiten cuantificar el número de usuarios y examinar su navegación, pudiendo así medir y analizar estadísticamente la utilización que se hace de la web, con el fin de mejorar los contenidos y el servicio a través de ella. Pueden ser cookies propias o de terceros. Si no se aceptan, simplemente no se llevará a cabo el análisis indicado.

    _ga, _gid, _gat