Los ahorros de las renovables

(Tiempo de lectura estimado: 4 minutos) Artículo disponible en audio.

La gran baza que representan las renovables para reducir la dependencia energética de nuestro país, aumentar el empleo, bajar el precio de la electricidad y, muy importante, contribuir a la reactivación económica y a la regeneración industrial nacional, es indiscutible. Ahora, a la vista de las últimas cifras y acontecimientos, su potencial para elevar todavía más estas virtudes es imparable. Los proyectos solares no sólo se ejecutan en la actualidad con unos costes impensables hace años sino que generar la energía con fotovoltaica es ahora más barato en la mayoría de los países que hacerlo con carbón o gas, aunque sea en plantas de nueva construcción (AIE, Octubre 2020).

El abaratamiento del precio de los paneles solares ha hecho también que recurrir a fórmulas de autoconsumo con fotovoltaica facilite lograr ahorros de entre el 50% y el 70% en la factura de la luz, aunque en el precio final entrarían en juego otras variantes como los hábitos de consumo o las subvenciones existentes en el lugar donde se realice la instalación, por ejemplo.

La electricidad renovable, las renovables térmicas y los biocarburantes juntos lograron el año pasado unos ahorros en importaciones de combustibles fósiles de más de 8.702 millones de euros, una cantidad a la que habría que añadir otros 1.017 millones de euros ahorrados en concepto de derechos de emisión (APPA, Noviembre 2020).

Todo ello, además, con el consiguiente beneficio que supone para nuestra salud y el medio ambiente dado que la sustitución de combustibles fósiles por energías limpias, autóctonas e infinitas como las renovables mejora la calidad del aire que respiramos, contribuye al mantenimiento de la biodiversidad del planeta y a la reducción de emisión de gases de efecto invernadero, que son una de las principales causas del cambio climático.

Por esta razón, las tecnologías de energía limpia innovadoras y asequibles concentran los esfuerzos de la Unión Europea para lograr ser una región climáticamente neutra en el año 2050, para lo que está impulsando una industria competitiva en torno al sector (Comisión Europea, Octubre 2020).

En el caso de España, además, esta sustitución es especialmente importante puesto que no contamos con recursos energéticos fósiles. Si queremos consumirlos debemos importarlos, lo que ancla nuestra economía en un estado de dependencia energética que nos expone a la continua volatilidad de los precios de los hidrocarburos.

A finales de 2019 ya había 95.089 personas trabajando en el sector. Ese mismo año, las renovables aportaron el 37% de nuestra electricidad mientras que redujeron el precio del mercado (OMIE) en 4.365 millones debido a su efecto depresor, es decir, supusieron una rebaja de 17,50 euros por cada MWh adquirido. Estas energías recibieron 5.732 millones de euros de retribución específica y en cambio aportaron al PIB 12.540 millones de euros.

La cuestión es que, aunque el año pasado la aportación del sector renovable a la balanza comercial fue positiva, con un saldo exportador neto de 1.186 millones, las exportaciones se redujeron y las importaciones aumentaron. La explicación es que fue un ejercicio en el que se instaló mucho, 7.051 MW de nueva potencia eléctrica, pero este hecho no se tradujo en un aumento de la producción en la misma medida, dado que muchas de las instalaciones se conectaron a red en la última mitad del año.

La buena noticia es que el escenario para las renovables en España en los próximos años es prometedor y puede hacer que todas estas virtudes se multipliquen. El anuncio del Gobierno de adelantar los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), que prevé la instalación de alrededor de 60GW renovables hasta 2030, y el nuevo marco retributivo que ha aprobado (MITECO, Noviembre 2020) para las instalaciones adjudicadas en las próximas subastas, a celebrar este año para un mínimo de 3.100 MW, no podía ser mejor augurio.

A todo ello hay que añadir la decisión del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) de incrementar su presupuesto para impulsar la transición ecológica, entre otras cosas. En concreto, en lo que se refiere al sector el MITECO dedicará 1.900 millones al desarrollo masivo de renovables a los que habría que añadir otros 750 que destinará a infraestructuras eléctricas, redes inteligentes y almacenamiento.

La curva verde es ascendente y tiene un gran aliado, la energía renovable.



Deja un comentario

Quiero suscribirme al
blog de Fundación Canal

He leído y acepto la información sobre el tratamiento de datos personales.

info ico Información básica sobre Protección de datos. Te recomendamos leerla antes de facilitarnos tus datos →

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable del tratamientoFUNDACIÓN CANAL DE ISABEL II
FinalidadSuscripción al Blog sobre contenidos ambientales publicado por la Fundación Canal.
DerechosEn las condiciones legales, tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, a la limitación de su tratamiento, a oponerse al mismo y a su
portabilidad.
Información
Adicional
Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en este enlace.