Apúntate bien esta fecha: 11 de febrero. Es el día que las Naciones Unidas han reservado a una causa muy pertinente, ¡la importancia de incorporar a más mujeres y niñas en la ciencia! Para reivindicar el papel de la mujer en la ciencia, en diciembre de 2015 la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió declarar esta fecha como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

Según la Agenda 2030 de la ONU, la ciencia y la igualdad de género son esenciales para poder alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Parece difícil que se logre si las mujeres y las niñas siguen sin tener un acceso igualitario al mundo de la ciencia. Esta brecha de acceso es especialmente importante en el mundo de las ingenierías, rama fundamental por ejemplo en el campo de la gestión del agua. Además, hay que tener en cuenta también las diferencias geográficas, ya que, aunque a un ritmo lento, en países occidentales esta desigualdad parece que está disminuyendo.

Desde Canal Educa queremos resaltar la importancia de la motivación hacia el estudio de las ciencias como paso previo a la incorporación de la mujer en la ciencia. Ahí es donde el profesorado de cualquier etapa educativa tiene un rol fundamental. Desde las aulas ¡se pueden hacer grandes cambios para promocionar el estudio de las ciencias!

¿Y cómo podemos trabajar estas actitudes en las aulas? Una manera muy importante de hacerlo es visibilizando el papel realizado por las mujeres en la historia de la ciencia. Tienes mucha información aquí. Seguro que muchos de tus alumnos desconocen que existen científicas imprescindibles en el desarrollo del conocimiento científico.

Por ejemplo, sin el trabajo de Rosalind Franklin no habría sido posible la descripción de la molécula de ADN por Watson y Crick. ¿Y qué habría sido de la física nuclear sin la gran labor científica realizada por Marie Curie? También es importante, sin duda, resaltar el papel de las científicas en España para que conozcan las posibilidades de estudiar ciencias en nuestro país.

En este artículo queremos resaltar la labor de Margarita Salas, que descubrió el ADN polimerasa del fago φ29. Quizás muchos no sepáis la importancia de este descubrimiento, pero fue una herramienta fundamental para el desarrollo de la biotecnología y es una de las patentes más rentables, ya que ¡dos terceras partes de los ingresos económicos se han destinado a diferentes instituciones científicas de nuestro país!

Estos ejemplos nos ayudan a entender que, aunque el número de mujeres en ciencia es todavía mejorable, ya hay ─y ha habido─ muchas mujeres que han dedicado su vida a entender y mejorar el conocimiento científico. Enseñar la existencia de grandes científicas ayuda a visibilizar el papel de la mujer en las ciencias, y así ¡vuestras niñas y niños las podrán tener como ejemplo a seguir!