Mateo Inurria,2
28036 MADRID
Tel.:+34 91 545 15 01

Horarios

Comunidad de Madrid

Investigación > Programa del patrimonio hidráulico del Canal de Isabel II > Proyectos realizados

HISTORIA DEL SANEAMIENTO DE MADRID

Ya desde el siglo XV la limpieza de la villa fue una de las principales preocupaciones del Concejo madrileño. A lo largo de los algo más de cuatro siglos que se estudian en esta obra, la limpieza primero, el aseo y decoro después y la salubridad e higiene posteriormente, fueron una constante preocupación del municipio, siempre condicionado porque las necesidades iban por delante de los recursos técnicos, materiales, administrativos y económicos. La propia evolución de la ciudad, con fases de crecimiento urbano acelerado, agudizó el conflicto entre medios y necesidades. El relieve del solar madrileño y la escasez de agua en la ciudad, especialmente aguda desde mediados del siglo XVIII, no ayudaron a facilitar la recogida y canalización de basuras, desperdicios o aguas residuales.

En este estudio se analiza de forma sistemática la evolución histórica del saneamiento de Madrid, desde  las  primeras alcantarillas existentes en la segunda mitad del siglo XVI hasta el inicio de la Guerra Civil, cuando la red de alcantarillado estaba compuesta por 448 kilómetros de conducciones. A lo largo del periodo analizado, fue a partir de la Instrucción de Sabatini sobre limpieza y empedrado de las calles (1761), cuando se vincularon en la práctica limpieza de la ciudad e infraestructuras de saneamiento, en la que destacaron pozos negros y alcantarillas. Aunque la puesta en práctica de esta Instrucción sirvió para vincular el reinado de Carlos III al alcantarillado de la ciudad, lo cierto es que únicamente se dieron los primeros y balbucientes pasos, algunos ya dados durante la centuria precedente. 

Fue en el siglo XIX, especialmente en la década de 1856-1867, cuando por obra del Canal de Isabel II se construyó una nueva red de alcantarillado, integrada y diseñada según nuevos criterios técnicos. Pero la dinámica poblacional y urbana de las décadas finales de siglo obligó a proponer un nuevo plan, el “Proyecto General de saneamiento del subsuelo de Madrid”, redactado por Núñez Granés en 1909 y aprobado por Ayuntamiento y el Estado en 1910. También germinó la idea de proteger el río Manzanares en su tramo urbano mediante la construcción de sendos colectores, uno en cada margen.

Este estudio ha sido realizado en el Centro de Documentación para la Historia de Madrid, de la Universidad Autónoma de Madrid, en el marco de un convenio de colaboración suscrito con la Fundación Canal.


Volver