HOME
EDGAR DEGAS
OBRAS DE DEGAS
Temáticas
Familia Amigos Cuerpo humano Caballos Espectáculo Disciplinas
Dibujos Grabados Fotografías
OBRAS DEL ENTORNO
DE DEGAS
Cézanne Ingres Fantin Latour Pisarro Toulouse Lautrec
OTROS ARTISTAS PRESENTES EN
LA EXPOSICIÓN
VISITAS Y TALLERES
EDGAR DEGAS

Hilaire-Germain-Edgar de Gas nació en 1834 en París. Era el primogénito de una próspera familia de banqueros radicada entre Nápoles y Paris. Su padre tenía una afición por la cultura y una sensibilidad ante lo artístico que resultó fundamental en la etapa de formación de Degas. Pese a ello instó a su hijo a estudiar Derecho, aunque éste pronto abandonó los estudios para dedicarse a la pintura.

 

En 1854 ingresó École des Beaux-Arts de Paris como alumno de pintura y escultura de Louis Lamothe, donde adquirió una sólida formación académica y donde tomó a Ingres como su mayor referente, vínculo que mantuvo a lo largo de toda su trayectoria artística. A pesar de su dedicación temprana al arte, expone por primera vez con treinta años.

 

Fue uno de los fundadores del Impresionismo junto con Monet, Pissarro, Renoir, Sisley, Cézanne y otros. Su estilo se desmarca de los impresionistas más ortodoxos en varios aspectos, fundamentalmente en su preferencia por los temas urbanos y de interior en lugar de la pasión por la pintura de exterior. Le interesaba representar la vida moderna, centrándose en el ser humano y especialmente en la mujer. No obstante, compartía con los impresionistas el interés por la captación del movimiento lo que le llevó a obsesionarse con temas como las bailarinas o las carreras de caballos.

 

Degas, un experimentador audaz, aportó una original invención compositiva e iconográfica que otorgó a su pintura una nueva visión del mundo y eliminó el encuadre tradicional, sustituyéndolo por una composición descentrada dominada por las nuevas leyes de la instantaneidad. Este tipo de composición fue resultado de su constante experimentación, entre otros, con el grabado y la fotografía.

 

Degas se implicó, de hecho, en lo humano mucho más que cualquiera de sus colegas. Cultivó intensamente la observación del comportamiento humano y se preocupó hondamente por el ser humano como tal y no como un objeto de interés puramente sensual u óptico.

 

Degas fue coleccionista de su propia obra y de la de otros, con la idea de que sus obras pudieran exponerse públicamente en un museo personal, aunque jamás fue así.

 

En 1917 murió a sus ochenta y tres años, con la visión gravemente deteriorada y amando el dibujo sobre todas las cosas. Degas dejó claro a su amigo Louis Forain que no quería ningún responso: “Si tiene que haber uno, tú, Forain, te levantas y dices: ‘Amó enormemente el dibujo. Igual que yo’. Y después te vas a casa”.

Autoretrato de prefil, ca. 1854